La Psicoterapia

Durante las sesiones, que pueden ser individuales, familiares o de pareja, dependiendo de cada caso, las personas manejan sus pensamientos, acciones y sentimientos.  Esto implica hablar sobre lo que está ocurriendo en este momento: describir lo que sucede y el porqué están en la sesión.

Cada quien reflexiona sobre ello y los demás participamos de sus explicaciones, pudiendo estar o no estar de acuerdo.

Se ayuda a la persona a pensar junto a los demás y exteriorizar esos pensamientos, que pueden ser difíciles de exponer, no obstante, lo que reintenta es obtener nuevas formas y encontrar soluciones por sí mismos en un entorno sensible.  Si hay menores de edad en el gremio familiar, es muy frecuente que se realicen con juegos que inviten al menor a expresarse mediante él mismo.

terapiafamiliarcostaricapsicologo-6

Las personas buscan psicoterapia muy a menudo por causa de un profundo sentimiento de descontento, no encontrando salida a lo que le preocupa y porque todo esto le está causando insatisfacción.

Mi trabajo consiste en escuchar cómo las personas menores de edad, los individuos, las familias y las parejas hablan sobre sus experiencias, explorando patrones de relación, acuerdos que se han tomado sin ser del todo explícitos, y se intenta planificar un ambiente terapéutico, ante todo de respeto, con tal de encontrar autonomía para cada uno.

El entrenamiento recibido en España y en Inglaterra, sumada la experiencia realizada en el ámbito hospitalario del Hospital Nacional de Niños y del Hospital Nacional Psiquiátrico, me han capacitado ampliamente en el ámbito de la psicoterapia, tanto para con niños/as, adolescentes, personas individuales, parejas y familias.

El proceso

Las sesiones individuales están programadas para 50 minutos, y las sesiones familiares y de pareja están programadas para 90 minutos, recomendablemente con una frecuencia de cada 15 días.

A la primera sesión se invita a venir a todos los integrantes de la familia, a todos aquellos que viven bajo el mismo techo. A partir de ésta, se decide quienes vendrán a la próxima y así sucesivamente, de acuerdo a las necesidades que se vayan dando en el proceso.

Si la familia viene de lejos, se pueden programar citas con una frecuencia de 1 vez al mes, con alternativas intermedias comprometidas en el seno familiar para llevar a cabo.

El proceso terapéutico puede abarcar alrededor de 8 sesiones, que es el promedio que mi experiencia clínica me ha dado.

No obstante, también he tenido familias que tan solo han necesitado de 3 sesiones y otras que lo han prolongado hasta a 36 sesiones.

De manera que el proceso terapéutico dependerá de la situación problemática, de la cronocidad de la sintomatología, de la cooperación por parte de la familia y del cumplimiento a las sesiones.

Las sesiones tienen un parte narrativa, que implica una expresión creativa, tanto por parte de la Psicoterapeuta como de las personas consultantes.

Todo el trabajo se lleva a cabo con el máximo respeto, privacidad y confidencialidad en una atmósfera de calma y seguridad.

Las sesiones son espacios de reflexión de las historias narradas por quienes participan en ellas, de manera que entre todos gestionamos cómo resolver los motivos de difícil manejo en casa, cómo encararlos, neutralizarlos y desactivarlos para la estabilidad familiar. No son “recetas de cocina” ni orientaciones, ni consejos, no son opiniones de quién tiene la razón o quién es el/la culpable. La Psicoterapia es un proceso y como tal, necesita tiempo para ver cambios en toda la dinámica.

50″ individual
90″ familia/pareja

Participación
en función de
necesidades

Sesiones cada
15 días.

Evolución positiva
con compromiso.

Contacto

Start typing and press Enter to search